Reservas online


 

Historia

Venta de Ulzama es un caserón típico del lugar que fue construido en el año 1896 por el Ayuntamiento del Valle Ulzama  con el fin de acoger a cuantos transeúntes cansados y hambrientos llegaban.

Los enormes portalones que existen a ambos lados del edificio, sirvieron para que los carruajes entraran con sus caballerías y dentro las cambiaran.

Hoy en día la misma familia de entonces en su quinta generación  sigue con toda la ilusión de siempre,  adaptándose a todos los cambios que han ido surgiendo y cumpliendo con las expectativas de los clientes más exigentes.

El éxito de haber perdurado en el tiempo no esconde secreto alguno: dedicación, trabajo, buen gusto, obsesión por el bienestar del huésped, buenas materias primas en los fogones, limpieza y encanto en las coquetas habitaciones y ante todo, simpatía a raudales.